Podía albergar hasta 14.000 pacientes a la vez. Este manicomio adoptó métodos muy agresivos como forma de “curar a los locos”. Lobotomías y terapias de electrochoque eran la norma. Los médicos de este hospital psiquiátrico empezaron a utilizar grandes dosis de insulina y metrozol para llevar a los pacientes violentos a un estado de coma inducido, tan sólo para librarse de ellos.

¿Te atreves a verla?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here